Según MDAnderson:¿Qué es la Terapia de Protones?

La terapia de protones es un tipo de radioterapia avanzada que utiliza un haz de protones para aplicar radiación directamente al tumor, destruyendo las células cancerosas sin afectar el tejido sano circundante y otras áreas críticas y órganos vitales.

Con la radioterapia convencional, los haces de rayos X atraviesan tanto tejidos sanos como cancerosos, destruyendo todo lo que se encuentre en la trayectoria del haz. Los tejidos cancerosos resultan dañados, pero también el tejido sano que los rodea. En consecuencia, los médicos deben limitar las dosis de radiación tradicional a fin de reducir al mínimo los efectos perjudiciales para los tejidos normales próximos al tumor.

La terapia de protones utiliza haces de protones para apuntar con precisión a los tumores cancerosos y eliminarlos, incluidos los tumores difíciles de alcanzar por estar cerca o dentro de áreas vitales, o alojados en zonas sensibles del cuerpo.

Los protones altamente cargados ingresan al cuerpo con una baja dosis de radiación, se detienen en el sitio del tumor, se ajustan —o se “adaptan”— a la forma y al volumen o a la profundidad del tumor, y depositan la mayor parte de su energía para combatir el cáncer directamente en el tumor.

La terapia de protones permite aplicar poderosas dosis de radiación directamente en el tumor, con poco daño para el tejido sano circundante. Esto es especialmente importante cuando se tratan áreas cercanas a órganos vitales, como los pulmones, o tumores cercanos al ojo, el cerebro o el esófago, y también cuando se tratan cánceres en niños, cuyos cuerpos aún están creciendo y desarrollándose.

 

¿Pero es más útil que los otros sistemas de tratamiento del cáncer?

 

Fuente: Lown Institute proton beam therapy (PBT);  La narrativa de “mala aseguradora” esconde mala evidencia.

Las aseguradoras de salud han recibido mucha mala prensa recientemente, y gran parte de ella es bien merecida. Desde que Blue Cross, Blue Shield negó las reclamaciones de los sericios de urgencias que no son “emergencias reales” hasta que el director médico de Aetna admitió que no revisó los registros de los pacientes antes de negar la cobertura, las aseguradoras principales han hecho lo suficiente para mantener ocupados a sus equipos de relaciones públicas.

Sin embargo, una historia reciente de CNN sobre una aseguradora que niega una cobertura, utiliza la narrativa de la “aseguradora sin corazón” que no pagaría por un tratamiento no comprobado y costoso. El artículo cuenta la historia de Kate Weissman, una joven con cáncer cervical. Sus médicos recomendaron tratamiento con haz de protones (PBT), pero United HealthCare le negó la cobertura. Weissman y su familia describen el doloroso proceso de apelar sin éxito la decisión antes de que finalmente decidieran malgastar $ 95,000 de su propio dinero para pagar el tratamiento.

La historia está pintada como otro caso más en el que las aseguradoras se niegan pagar por losiempre que pueden, en detrimento de la salud física, emocional y financiera de los pacientes. La diferencia en este caso es la falta de pruebas que respalden la terapia con haz de protones en comparación con el tratamiento de radiación estándar en la mayoría de los casos.

La terapia con haz de protones es una alternativa a la radiación estándar que usa protones en lugar de fotones para abordar  tumores cancerosos, evitando la radiación del tejido circundante. Debido a que la PBT en teoría reduce la exposición a la radiación, es útil para tratar los cánceres en áreas sensibles como el tronco encefálico, el ojo o la médula espinal, y para tratar el cáncer en niños sin darles un exceso de radiación.

Existe una sorprendente falta de evidencia para apoyar la terapia con haz de protones para los cánceres comunes.

Sin embargo, existe una sorprendente falta de evidencia para apoyar el PBT para los cánceres más comunes, a pesar del hecho de que el PBT ha existido por más de 30 años. Las revisiones exhaustivas de la evidencia realizadas por el  Institute for Clinical and Economic Review en 2014 y la American Society of Radiation Oncology en 2012 encontraron evidencia de un beneficio neto de PBT solo para tumores oculares, tumores del cerebro y la columna vertebral y cánceres pediátricos, en comparación con el tratamiento de radiación estándar. Para el carcinoma hepatocelular y el cáncer de hígado, pulmón y próstata, el PBT fue “comparable” pero no mejor que la radiación estándar. Para todos los otros tipos de cáncer, no hubo pruebas suficientes para determinar un beneficio para la salud.

Incluso investigaciones más recientes no han ayudado al caso de PBT. Un informe de 2016 de la  Canadian Agency for Drugs and Technology encontró que “en general, ninguna de las pruebas clínicas sugirió un beneficio incremental sustancial de la PBT sobre las radioterapias con fotones”. En 2016, el primer ensayo controlado aleatorio para la PBT para el cáncer de pulmón  encontró que no es más eficaz que la radioterapia convencional y no menos tóxica. Y una revisión sistemática de la calidad de vida y los resultados informados por los pacientes en 2018 después de PBT encontró un beneficio mayor solo para ciertos cánceres de cerebro, cabeza y cuello, pulmones y pediátricos.

Los autores de estas revisiones sistemáticas dejan claro que la calidad y la cantidad de pruebas para PBT son muy bajas. La mayoría de los estudios sobre PBT son retrospectivos, que tienen más probabilidades de tener errores de confusión y sesgo. En muchos estudios, el grupo que recibió PBT y el grupo de control tuvieron diferencias demográficas y clínicas importantes, y muchos ensayos no midieron puntos finales importantes como la supervivencia, la recurrencia del cáncer y la toxicidad a largo plazo.

Dada la falta de pruebas de que el PBT sea más efectivo para el cáncer cervical, los doctores de Weissman en la historia de la CNN descartan estas reclamaciones, utilizando repetidamente la recuperación de Weissman como “prueba” de que el PBT fue la elección correcta:

“Estar libres de cáncer dos años después sin efectos secundarios importantes, dicen sus médicos, es una prueba de por qué buscaron la terapia con haz de protones”.

“Su recuperación, dice Growdon en la sala de examen, es un ejemplo de por qué buscaron el tratamiento”.

Esta narrativa es extremadamente engañosa. Weissman está viva y bien ahora después del PBT, pero podría estar yendo igual de bien si hubiera recibido la radiación estándar, el hecho es que no lo sabemos. Es incorrecto llamar al PBT “salvavidas”, como lo hace este artículo, porque es probable que su vida también hubiese sido salvada por la radiación estándar.

La pregunta de los $ 95,000 no es si “¿Funciona el PBT?” Es  si”¿Funciona el PBT mejor que los tratamientos existentes y menos costosos?”

Este artículo es solo un ejemplo de los medios de comunicación y las instituciones médicas que promueven pruebas y tratamientos que aún no han demostrado beneficiar a los pacientes. Desde la inmunoterapia, hasta las pruebas genéticas en el hogar, los exámenes y las exploraciones de cribado, las noticias de salud a menudo aumentan la exageración sobre los avances médicos y las nuevas tecnologías, sin examinar completamente el alcance de la evidencia o los daños potenciales.

La pregunta de los $ 95,000 no es si “¿Funciona el PBT?” Es  si”¿Funciona el PBT mejor que los tratamientos existentes y menos costosos?”La carga de la prueba recae en los defensores de la nueva  terapia para demostrar que es superior; hasta entonces, no deberíamos pagar por ello.