Según wikipedia:

Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino en cantidad suficiente como para alterar la microbiota intestinal del huésped, tanto por implantación como por colonización. Pueden tener efectos beneficiosos cuando son ingeridos en cantidades suficientes.1​ Pueden atravesar el aparato digestivo y recuperarse vivos en los excrementos, pero también se adhieren a la mucosa intestinal.

En el año 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió los probióticos como «Microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo anfitrión».2

Contienen esta clase de microorganismos y, por tanto, son alimentos probióticos, los yogures frescos, el kéfir, el jocoque, chucrut, kimchi y muchos otros productos lacto-fermentados.

Estos productos, que se han denominado «alimentos funcionales», han supuesto un enorme aumento en los ingresos de los fabricantes, los cuales afirman que poseen propiedades saludables.3​ Actualmente, semejantes declaraciones no están respaldadas por pruebas científicas45​ y los reguladores de Europa piden que se aporten.3

A pesar de que los probióticos son considerados seguros, en ciertos casos pueden causar interacciones bacteria-huésped y efectos secundarios adversos.678

 

 


Fuente: Citizen.org. Los beneficios de los probióticos no han sido probados

Health Letter, July 2017

Sarah Sorscher, J.D., M.P.H.

En los últimos años, el interés en el microbioma humano se ha disparado, abriendo posibilidades futuras para el tratamiento médico. Los billones de microbios diminutos, conocidos como microbioma, viven dentro de nuestro intestino, en nuestra piel, en nuestra boca y nariz, y en otras partes de nuestro cuerpo pesan más de una libra (454 gr.)  en adultos. Estos microbios ofrecen profundos beneficios para la salud, nos ayudan a procesar los nutrientes, expulsan a los organismos nocivos e incluso modifican la respuesta inmunitaria del cuerpo a la enfermedad.

Las industrias de alimentos y suplementos dietéticos se han apresurado a capitalizar la emoción relacionada con los microbios mediante la venta de productos que contienen probióticos, o microorganismos vivos que pretenden mejorar la salud al alterar el microbioma. Actualmente, la industria obtiene una cantidad estimada de $ 35 mil millones por año en todo el mundo a partir de estos productos, una cifra que se proyecta que se disparará a más de $ 50 mil millones para el final de la década.

Aunque los microbios naturales sin duda desempeñan un papel importante en la salud humana, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) no ha aprobado ningún probiótico para el tratamiento médico, y existe muy poca evidencia científica de alta calidad que respalde las afirmaciones de que los probióticos pueden usarse con éxito para el tratamiento. o prevenir la enfermedad. Conozca qué afirmaciones se han probado en ensayos clínicos, y por qué muchos suplementos probióticos son, muy probablemente, un desperdicio de dinero.

Cultivando el microbioma
Un cuerpo humano típico contiene trillones de organismos unicelulares, la mayoría de los cuales son bacterias que se encuentran en el intestino, que superan en número a las células humanas por 10 a 1. Esta colección de microbios comienza a colonizar el cuerpo al nacer y evoluciona con el tiempo, variando entre individuos.

La composición del microbioma puede verse afectada por el comportamiento de un individuo, con malos hábitos alimenticios posiblemente asociados con cambios negativos y el crecimiento de bacterias dañinas. En contraste, comer una dieta rica en frutas y verduras puede contribuir a un microbioma saludable y diverso al ofrecer a las bacterias beneficiosas los alimentos que necesitan para prosperar.

Evidencia de los beneficios de los probióticos.
Una fuente de evidencia de los beneficios de los probióticos proviene de estudios que involucran afecciones gastrointestinales, incluida la diarrea. Varios ensayos clínicos controlados aleatorios han probado los probióticos para tratar el tipo de diarrea que puede ocurrir cuando se altera el equilibrio microbiano normal del intestino. Esto puede ocurrir cuando una persona toma antibióticos, se expone a nuevos microbios dañinos mientras viaja o se somete a radioterapia en la pelvis o el abdomen para el cáncer. Estos ensayos han proporcionado pruebas limitadas de que los probióticos pueden acortar la duración de la diarrea infecciosa, reducen las posibilidades de tener diarrea mientras viaja, y ayudan a prevenir la diarrea que con frecuencia ocurre durante el tratamiento de radiación pélvica para el cáncer.

Sin embargo, estos estudios han variado mucho en términos de las dosis y las especies de bacterias utilizadas. Además, no todos los estudios han identificado un beneficio. En 2013, la distinguida revista médica The Lancet publicó los resultados de un ensayo controlado aleatorio de alta calidad que involucró a casi 3,000 sujetos ancianos que estaban siendo tratados con antibióticos. El estudio encontró que el tratamiento con probióticos no disminuyó las tasas de diarrea en general, ni ayudó a prevenir la diarrea causada por la bacteria dañina Clostridium difficile.

Los probióticos también se han estudiado para otras condiciones gastrointestinales. La bacteria Helicobacter pylori es una causa común de úlceras estomacales, que a menudo se tratan con antibióticos acompañados de un medicamento que se usa para suprimir el ácido estomacal, como el esomeprazol (NEXIUM). Varios ensayos controlados aleatorios, nuevamente con múltiples dosis y cepas de probióticos, han sugerido que agregar estos suplementos al tratamiento típico con antibióticos y ácido estomacal puede aumentar las posibilidades de eliminar con éxito H. pylori y evitar los efectos secundarios de la diarrea y las náuseas que son comunes Con tratamiento estándar de H. pylori. Sin embargo, estos datos tampoco fueron concluyentes.

Los investigadores también han explorado si los probióticos son efectivos para tratar los síntomas del síndrome del intestino irritable (IBS). Varios estudios, uno de los cuales fue financiado por la industria de los probióticos, han demostrado que la suplementación con probióticos puede mejorar los síntomas del SII, incluidos el dolor, la hinchazón y la flatulencia. Sin embargo, esta  investigación es limitada porque muchos de los estudios han sufrido un posible sesgo, algunos no han demostrado beneficios y no se ha demostrado que la concentración y la dosis probióticas específicas sean eficaces para esta enfermedad en múltiples ensayos. [23]

Los probióticos también se han quedado cortos para otras condiciones gastrointestinales. Aunque se ha demostrado que los pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa tienen menos diversidad microbiana en el intestino, las revisiones del tratamiento con probióticos para tales pacientes generalmente han encontrado pruebas insuficientes

Los probióticos también se han quedado cortos para otras condiciones gastrointestinales. Aunque se ha demostrado que los pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa tienen menos diversidad microbiana en el intestino, las revisiones del tratamiento con probióticos para estos pacientes generalmente encontraron evidencia insuficiente de que los probióticos tienen un beneficio significativo.

Hay incluso menos evidencia de beneficio para las condiciones en otras áreas del cuerpo. El microbioma puede jugar un papel en la diabetes y la obesidad, alergias, e infecciones respiratorias. Sin embargo, hasta ahora, la investigación en estas áreas es demasiado preliminar para recomendar tomar probióticos para estas condiciones.

No creas en la descripción de la etiqueta de los contenidos

Algunos fabricantes de probióticos pueden intentar distinguir sus productos incluyendo cepas específicas (como Lactobacillus o Bifidobacterium) o dosis específicas (como 250 miligramos o 5-10 mil millones de “UFC”) que se han utilizado con éxito en ensayos clínicos. Sin embargo, un estudio reciente mostró que solo 1 de los 16 productos probióticos contenían todas las cepas específicas anunciadas y que existe una variación significativa entre los lotes del mismo producto. Un estudio realizado en 1997 por un equipo de investigación italiano encontró problemas similares.

 

¿Qué podemos hacer?

Aunque los microbios naturales sin duda juegan un papel importante en la salud humana, todavía hay muy poca evidencia de alta calidad de que los suplementos probióticos son útiles para prevenir o tratar afecciones médicas. Además, muchos probióticos no contienen los ingredientes anunciados en la etiqueta.

Según la evidencia actual, la mejor manera de promover un microbioma saludable es alimentar bien a sus billones de diminutos compañeros biológicos comiendo bien. Una dieta rica en fibra de una variedad de frutas, verduras y alimentos integrales puede ayudar a mantener la diversidad microbiana y, en general, contribuir a la salud cardíaca y digestiva. Evitar el uso innecesario de antibióticos también evitará cambios adversos en su microbioma.

Asegúrese de hablar con su médico antes de tomar un probiótico, y nunca sustituya uno de estos productos por un tratamiento que su médico le recomiende.