Según Wikipedia:

En medicina, se denomina riesgo cardiovascular a la probabilidad de que un individuo determinado presente una enfermedad cardiovascular grave como infarto agudo de miocardio o accidente vascular cerebral.
Se ha calculado que solo en el año 2015, las enfermedades cardiovasculares fueron la causa de 20 000 000 de fallecimientos en todo el mundo.

Generalmente el riesgo se expresa en forma de porcentaje que indica la probabilidad de que ocurra alguno de estos eventos en los próximos 10 años.
Puede afirmarse por tanto como ejemplo, que si una persona tiene un riesgo cardiovascular del 30%, significa que la probabilidad de que presente una de las enfermedades antes citadas en los próximos 10 años es del 30%.1

¿Como se calcula el riesgo cardiovascular?

Según el portal informativo del servicio vasco de salud osakidetza:

Para realizar el cálculo del riesgo cardiovascular, es necesario:

  • Mediante un análisis sencillo de sangre conocer el nivel de colesterol y de glucosa en sangre.
  • Realizando la toma de la tensión arterial.
  • Con peso y talla calculando el Índice de Masa Corporal.
  • Valorando el consumo de tabaco.
  • Revisando el antecedente de historia familiar de enfermedad cardiovascular precoz en familiares directos.
  • Una dieta sin fruta y verdura, así como la falta de ejercicio también deben ser valoradas.
  • El sexo y la edad también intervienen. 

Cuando estas tablas marcan un 30% significa que existe la posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular del 30% en los próximos 10 años. Esto significa que de 10 personas con este nivel de riesgo según las tablas, 3 desarrollaran enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años.

Existen diferentes tablas de riesgo en las que se introducen algunas de estas variables. Online puede encontrarlo en www.qrisk.org

Se considera una persona de alto riesgo, si presenta una probabilidad de enfermedad cardiovascular en 10 años superior al 20%. Se considera de riesgo moderado, sí presenta un score del 10 al 20%. Sé considera de riesgo bajo sí la probabilidad es menor del 10%.

Sin embargo, por diversas razones que sobrepasan el ámbito de esta entrada no está tan claro la ventada del uso de estas tablas como resulta de esta investigación (revisión sistemática de revisiones sistemáticas) publicada en BMJ Open y que seleccionamos y traducimos su resumen a continuación:

Fuente: Global cardiovascular risk assessment in the primary prevention of cardiovascular disease in adults: systematic review of systematic reviews. BMJ Open 2017

 

Introducción

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo.1 Contrariamente a lo que se cree, la muerte y la discapacidad por ECV también son una carga importante en entornos de bajos recursos2,3 y pese a las impresionantes reducciones mundiales de la mortalidad en las últimas dos décadas. La pérdida de vidas debido a enfermedades cardiovasculares está aumentando en los países de bajos y medianos ingresos.4 La prevención es, por lo tanto, una prioridad mundial.

La evaluación global del riesgo de ECV (también conocida como evaluación del riesgo absoluto, evaluación del riesgo total o calificación del riesgo) es un enfoque integrado de prevención que reconoce los riesgos de múltiples factores de riesgo para determinar el riesgo absoluto de experimentar un evento de ECV en un período de tiempo determinado. Casi todas las guías de CVD recomiendan algún tipo de calificación de riesgo como una forma de priorizar y planificar intervenciones de prevención primaria.5-7 Esta práctica está arraigada en la mayoría de los países de altos ingresos, 5, 6, 8 y respaldada por la OMS para personas de bajos ingresos y países de medianos ingresos.7

Incluso con una gran cantidad de guías clínicas e intervenciones efectivas dirigidas a factores de riesgo modificables, la mayoría de los pacientes en riesgo no logran un control suficiente del factor de riesgo.9-14 En jurisdicciones donde la puntuación de riesgo es parte de la práctica clínica habitual, esto puede deberse a la implementación de desafíos, tales como las actitudes de los médicos y la comprensión de la evaluación del riesgo de ECV, 14-16 desafíos que comunican el riesgo para los pacientes y la comprensión de los pacientes sobre el riesgo17, 18 o la falta de un verdadero efecto. Si bien los estudios de calibración y discriminación de los modelos de puntaje de riesgo pronóstico son importantes, se requieren ensayos sobre el uso prospectivo de los puntajes de riesgo para determinar su impacto en los resultados de los pacientes.

Si bien el desarrollo de la evaluación global del riesgo cardiovascular ha sido el centro de muchas investigaciones, 19-22 existe poca certeza acerca de su efectividad en la prevención de la ECV. Llevamos a cabo una revisión sistemática de revisiones sistemáticas para identificar, evaluar críticamente y resumir la evidencia sobre el impacto de la evaluación global del riesgo cardiovascular en la prevención primaria de la ECV. Elegimos realizar una revisión sistemática de las revisiones sistemáticas porque pueden usarse para sintetizar la evidencia de una intervención dada en una diversidad de resultados, además de identificar limitaciones en la metodología y la calidad de las revisiones sistemáticas existentes. 23

 

Resultados

Se identificaron seis revisiones sistemáticas de variables, pero generalmente de baja calidad (media Evaluación de la calidad metodológica de revisiones sistemáticas 4.2 / 11, rango 0/11 a 7/11). Ningún estudio identificado por las revisiones sistemáticas informó morbilidad o mortalidad relacionada con ECV o mortalidad por todas las causas. El metanálisis de los ensayos controlados aleatorios (ECA) informados mostró pequeñas reducciones en la PAS (diferencia de medias (DM) -2,22 mm Hg (IC del 95%: -3,49 a -0,95); I2 = 66%; n = 9; Calidad GRADE: muy baja ), colesterol total (DM -0,11 mmol / L (IC del 95%: -0,20 a -0,02); I2 = 72%; n = 5; Calidad GRADE: muy baja), colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (DM -0,15 mmol / L ( IC del 95%: -0,26 a -0,05), I2 = 47%; n = 4; Calidad GRADE: muy baja) y para dejar de fumar (RR 1,62 (IC del 95%: 1,08 a 2,43); I2 = 17%; n = 7; Calidad GRADE: baja). La mediana del tiempo de seguimiento de ECA informados fue de 12 meses (rango 2-36 meses).

 

Discusión

Hasta donde tenemos conocimiento, esta es la primera revisión sistemática de revisiones sistemáticas sobre el impacto de la evaluación global del riesgo cardiovascular en la prevención primaria de la ECV. Las revisiones sobre este tema varían en las bases de datos buscadas, las estrategias de búsqueda utilizadas y las poblaciones específicas y las intervenciones de interés, y su calidad en general fue deficiente (media AMSTAR 4,2 / 11, rango 0/11 a 7/11). Sin embargo, han informado sistemáticamente sobre la incertidumbre sobre la efectividad de la evaluación global del riesgo de ECV. Nuestros resultados muestran que hasta la fecha, ninguna revisión o los estudios primarios incluidos han informado sobre morbilidad o mortalidad relacionada con ECV o mortalidad por todas las causas. El análisis post hoc de los datos informados por las revisiones incluidas mostró evidencia de muy baja calidad para pequeñas reducciones de PAS, colesterol total, colesterol LDL y evidencia de baja calidad para pequeños incrementos en el abandono del hábito de fumar.

Llevamos a cabo un análisis post hoc de los datos informados por las revisiones sistemáticas incluidas para compensar la escasa evidencia de la síntesis de algunas de las revisiones incluidas y para reducir el desperdicio de la investigación. Varias de las revisiones incluidas destacaron la necesidad de ensayos de mejor calidad sobre este tema, y ​​nuestra evaluación de calidad con GRADE corrobora estas conclusiones. Nuestro análisis post hoc ilustró que todas las estimaciones de los efectos fueron de Calidad GRADE baja o calidad GRADE muy baja. Nuestros metanálisis de los datos informados por las revisiones sistemáticas, aunque no son el objetivo principal de nuestra revisión sistemática, avanzan nuestro conocimiento sobre el impacto de la evaluación del riesgo cardiovascular total más allá de lo informado por las revisiones sistemáticas individuales. Dada la calidad desigual y deficiente de los informes de datos y la evaluación de la calidad de las revisiones sistemáticas incluidas, consideramos que era responsable de realizar una síntesis de pruebas y una evaluación de calidad de mejor calidad.

Nuestro metanálisis de SBP agregó cinco ECA adicionales en comparación con el metanálisis informado anteriormente36 y reveló por primera vez una pequeña reducción estadísticamente significativa en la PBE. También informamos, por primera vez, reducciones estadísticamente significativas, pero pequeñas, del colesterol total, el colesterol LDL y el tabaquismo. Estos resultados podrían explicarse por las mejoras en la prescripción del tratamiento para reducir el colesterol y la disminución de la presión arterial, 36 y el aumento de la precisión de la percepción del riesgo del paciente33,36.

Las reducciones en la PAS, el colesterol LDL y el tabaquismo tendieron a ser mayores cuando la información de riesgo cardiovascular se dirigió a los pacientes. La delineación entre las intervenciones dirigidas por el paciente y las dirigidas por el proveedor no está bien resuelta, ya que los pacientes pueden discutir la información de riesgo con su proveedor y viceversa. Este fenómeno puede contaminar el análisis de subgrupos. Una revisión previa33 concluyó que se observaron mayores efectos en pacientes con riesgo de ECV basal aumentado; el ajuste para el riesgo CVD basal en nuestros análisis no explica la tendencia observada hacia las intervenciones dirigidas por el paciente.

Las reducciones observadas en la presión arterial, el colesterol y el tabaquismo podrían conducir a una reducción en el riesgo general y una eventual reducción en los eventos de ECV. Para que esto sea cierto, dichos cambios deben mantenerse a largo plazo para tener un impacto significativo en las tasas de eventos en pacientes individuales. Sin embargo, la mediana de seguimiento de todos los estudios elegibles informados por las revisiones sistemáticas incluidas fue solo de 12 meses. Por lo tanto, podemos confiar poco en la literatura de revisión sistemática sobre el uso prospectivo de los puntajes de riesgo de ECV que se traducen en beneficios clínicos a largo plazo.

Parece haber una aceptación generalizada, incluida entre varias guías, de la evaluación del riesgo cardiovascular total a pesar de que no hay evidencia de revisión sistemática para su eficacia en los resultados de pacientes a largo plazo: ni el Instituto Nacional de Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) 8 ni OMS41 reconocen actualmente esta brecha de evidencia. Sin embargo, la guía del 2013 del Colegio Americano de Cardiología (ACC) / Asociación Americana del Corazón (AHA) sobre la evaluación del riesgo cardiovascular reconoce que “ninguna de las herramientas de evaluación de riesgos … se evaluó formalmente en ensayos controlados aleatorios … con eventos clínicos como resultados”. .42 NICE llega incluso a hacer recomendaciones para investigación, pero pasa por alto la necesidad de evaluar el enfoque global de riesgo de ECV.43 Además, la evaluación de riesgo cardiovascular global está incluida en el Marco de calidad y resultados en el Reino Unido como un incentivo para los médicos generales cumplimiento de la guía de prevención primaria.44

Existe evidencia, a partir de estudios retrospectivos de pacientes con calificación de riesgo, de que la reducción absoluta en los eventos CVD del tratamiento para reducir el colesterol y para bajar la presión arterial se asocia con el riesgo CVD basal.45, 46 Es importante distinguir, sin embargo, que estos datos no ilustran que el uso prospectivo de la evaluación global del riesgo de ECV mejora los resultados de los pacientes, pero sugieren que enfocarse en pacientes de alto riesgo es una manera eficiente de asignar recursos para reducir los eventos de ECV. Tampoco los estudios de calibración y discriminación implican efectividad

Creemos que la escasez de datos puede explicarse en parte por la suposición de que la precisión de los puntajes de riesgo es un indicador de la efectividad, lo que socava la lógica de un estudio posterior. Si bien la predicción mecánica, como el uso de la evaluación global del riesgo cardiovascular, es generalmente un método superior de combinación de datos que el juicio clínico; 47 se desconoce si esto es cierto para el riesgo cardiovascular. Además, los clínicos aún confían en el juicio clínico para integrar puntuaciones de riesgo dentro del contexto más amplio del paciente, especialmente para los factores de riesgo que no están incluidos en el algoritmo de evaluación de riesgos, por lo que la estratificación del riesgo no es estrictamente una práctica que pueda reemplazarse con la predicción mecánica. La incertidumbre en torno a la utilidad clínica de esta práctica ha sido destacada por los médicos generales del Reino Unido, quienes expresaron que la implementación amplia generó una considerable confusión y enfatizaron la necesidad de simplificación y orientación para actualizar la forma en que se usan los puntajes de riesgo15.

 

Conclusión

Actualmente no hay evidencia de revisiones sistemáticas de que el uso prospectivo de la evaluación del riesgo cardiovascular global se traduzca en reducciones en los eventos de ECV. Las revisiones sistemáticas, que en general fueron de mala calidad, han informado consistentemente sobre la incertidumbre sobre el impacto de esta práctica en los resultados significativos de los pacientes. Estas revisiones no encontraron estudios que informaran morbilidad o mortalidad relacionada con ECV, y las reducciones en PAS, colesterol y tabaquismo pueden no ser clínicamente significativas dado su pequeño tamaño de efecto y corta duración. A pesar de la gran popularidad de la evaluación global de riesgos cardiovasculares, los recursos deben dirigirse en primera instancia para realizar revisiones sistemáticas de alta calidad, y es posible que se necesiten más ECA para medir la morbilidad y la mortalidad relacionadas con las ECV.