Según wikipedia:

La asociación española de fabricantes de muebles para el descanso ASOCAMA recomienda cambiar el colchón cada diez años.

Su lema publicitario es el siguiente: Una década: más que suficiente pasados 10 años, ningún colchón conserva sus cualidades originales

Y se basa en los siguientes estudios:

Estudio de Salud y Descanso (ASOCAMA y FUNDADEPS):

  • Para una buena calidad de vida, los españoles valoran la calidad del sueño por encima de la cantidad, la alimentación y la práctica del deporte.
  • El 32% de la población se levanta cansado y con dolores cada mañana.
  • Sólo la mitad de la población cambió su colchón antes de los 10 años y también son pocos quienes lo prueban antes de comprarlo.

Estudio sobre la “Percepción de la calidad del sueño antes y después de reemplazar una cama de cinco o más años por otra nueva de firmeza media” (Asociación Europea EBIA y UNIVERSIDAD DE OKLAHOMA):  (No accesible como se puede comprobar oprimiendo el enlace).

  • Existe una relación muy estrecha entre un buen colchón y el descanso reparador nocturno.
  • Un nuevo colchón puede mejorar hasta el 63% de los dolores de espalda.

Para comprobar si esto es así hemos buscado y traducido el artículo en que Ask for evidence se hace esta misma pregunta:

Fuente: Ask for Evidence (sección de Science about scienceShould you really replace your mattress every seven years?

El Sleep Council (Consejo del Sueño), financiado por la asociación comercial de fabricantes británicos de camas, proclama orgullosamente este mes como ‘sleepanuary’ y también están creando conciencia sobre ‘el problema de los siete años’. Esta campaña te recomienda “comenzar a pensar en reemplazar tu cama después de siete años”. ¿Por qué? Según el Consejo del Sueño, después de siete años, su cama ‘se verá bien, pero puede no brindarle la comodidad que necesita para una noche de sueño saludable y refrescante’. Georgina decidió profundizar en la ciencia detrás de esto.

“Solicité evidencia detrás de la afirmación de que deberíamos comprar nuevas camas cada siete años, y me enviaron bastante información. Estas incluían:

• Un estudio realizado por The Furniture Industry Research Association (FIRA) que no parece estar disponible en línea.

• Un Comunicado electrónico de Prensa del Sleep Council basado en una encuesta realizada entre “aquellos que sufren problemas de espalda y los expertos que los tratan”.

• Una revisión sobre los ácaros del polvo en los colchones.

• Un estudio en Francés sobre la relaciones entre la cama y el dormir bien titulado Actimuscle European Sleep Center y el Profesor Damien Léger.

• Un artículo publicado y revisado por pares sobre el dolor de espalda relacionado con la calidad del sueño.

• Y finalmente un estudio realizado sobre la calidad del sueño en camas nuevas versus viejas.

Esa es una gran cantidad de información para examinar. Para mí, los dos puntos que se llevan a casa aquí son que gran parte de la información suministrada no parece ser revisada por pares, y que gran parte de ella no está relacionada con la afirmación específica de que siete es de algún modo un número mágico cuando se trata de reemplazar su cama.

El estudio final sobre la calidad del sueño en las camas nuevas versus las viejas sonaba más prometedor, pero el Sleep Council no pudo enviarme una copia. El estudio fue realizado por el Dr. Chris Idzikowski, así que decidí contactar con él. El Dr. Idzikowski dijo que “el estudio no había tenido informes adicionales porque había llevado dos años obtener 28 sujetos de los 100 planeados. Los sujetos fueron una muestra de conveniencia reclutada en tiendas de ropa. Las afirmaciones se basaban en un análisis post hoc de por qué los sujetos habían comprado nuevas camas y dependiendo de si las camas se habían comprado porque la cama vieja era incómoda, o simplemente por cambiar de cama”.

El Dr. Idzikowski también aclaró que su estudio fue sobre camas, no sobre colchones (me gustaría mencionar este punto ya que el sitio web del Sleep Council oscila entre hablar sobre camas y colchones en referencia a “el problema de los siete años”). El Dr. Idzikowski dijo que hay evidencia objetiva de que comprar una cama nueva hará algo. Vale la pena señalar aquí que las personas en el estudio eligen comprar una cama nueva, presumiblemente porque no estaban contentos con la anterior. El Dr. Idzikowski también fue muy claro al decir que “mi estudio por sí solo no respalda la sugerencia de que la gente duerma mejor si compra un colchón nuevo cada siete años, solo que un colchón nuevo puede conferir beneficios”.

¿La comodidad es la única razón para cambiar tu colchón? Parece que hay evidencia de que cuanto más viejo es un colchón, mayor es la acumulación de alérgenos de los ácaros del polvo doméstico. Habiendo hablado con Asthma UK y la profesora Deborah Jarvis, profesora de salud pública, hay algunas advertencias al usar este argumento para alentar a las personas a reemplazar regularmente sus colchones.

El profesor Jarvis indicó que esta acumulación de alérgenos es tal vez más relevante para aquellos que están sensibilizados a los ácaros del polvo doméstico y tienen asma, y por lo tanto, un límite de tiempo impuesto para reemplazar los colchones presumiblemente solo es relevante para una proporción de la población. El profesor Jarvis sugirió que solo hay pruebas limitadas de que incluso para aquellos que son sensibles, reemplazar el colchón ayudaría, un punto que se hizo eco en Asthma UK. Aunque hay pocas pruebas de que ayude, algunas personas y algunos médicos creen que funciona para ellos y sus pacientes.

Entonces, ¿qué nos dice la evidencia? Dormir en una cama incómoda no es tan cómodo como dormir en una cama cómoda. ¿Su cama de repente se vuelve incómoda o “no apta para un propósito” después de siete años? No hay evidencia para apoyar una cifra de ‘talla única’ de siete años. Probablemente sea mejor comprar una cama nueva cuando la anterior ya no sirva, y eso depende de usted.