Antecedentes:

Fuente: El 23 ENE 2018 Se publicó en el País la entrada titulada La ciudad de los rascacielos busca una compensación multimillonaria por los daños causados

Entre otras cosas, su autor, escribe lo siguiente:

La ciudad de Nueva York emprende una acción legal contra siete grandes farmacéuticas y tres distribuidoras de medicamentos para que rindan cuentas por su responsabilidad en la epidemia de opiáceos que arrasa de manera indiscriminada por todo Estados Unidos. La mayor metrópoli del país busca una compensación de al menos 500 millones de dólares que utilizará para financiar su programa de choque.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que el primer objetivo de un gobernante debe ser “salvar vidas”. “En la ciudad tenemos más muertes por sobredosis que por homicidios y accidentes de tráfico combinados”, indicó, “cada día perdemos a tres o cuatro neoyorquinos por el abuso de opiáceos”. “Es una epidemia que no distingue entre ricos y pobres. Lo más grave es que no para de crecer”, explicó.

El demócrata insiste que esta crisis necesita una solución nacional, “pero no podemos quedarnos cruzados de brazos”. La demanda, explicó, pretende así atacar a la raíz la epidemia. En este sentido señaló que las farmacéuticas promocionan medicamentos muy adictivos y espera que les fuerce a cambiar de conducta. “Alimentan la adicción porque saben que es un problema que se esconde”, dijo.

Entre las siete compañías que se citan en la demanda se encuentran Teva Pharmaceuticals, Cephalon, Johnson & Johnson y Actavis junto a tres distribuidores de medicamentos. “Ponen a millones de estadounidenses bajo estas drogas y al mismo tiempo ganan miles de millones en el proceso”, insistió Bill de Blasio, “llegó el momento de que pague y de hacerles responsable”.

Zachary Carter, consejero legal de la ciudad de Nueva York, explicó que estos tratamientos son autorizados por la agencia del medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) para un uso muy limitado y temporal. Pero añadió que las farmacéuticas los ofrecen para un consumo más prolongado. “Eso es deliberadamente engañoso”, valoró, “porque durante más tiempo lo tomas, más crece el riesgo de adicción”.

El alcalde acusó a las farmacéuticas de minimizar el daño de los medicamentos, como hicieron las tabaqueras, al tiempo de que establecieron una estrategia de promoción que buscaba convencer a doctores y pacientes para que los consumieran. “Y todo esto lo hacen para enriquecerse”, concluye, “ahora buscamos que nos den parte de esas ganancias para tener más recursos y salvar más vidas”.

 

Si esto tiene fundamento o no, queda aclarado en otra entrada del New York Times que traducimos a continuación:

… ha bajado, subido lentamente pero luego disminuido, en parte como resultado de automóviles más seguros y una mejor seguridad vial. Las recesiones y el aumento de los precios del combustible a veces pueden conducir a una disminución temporal de las muertes por accidentes automovilísticos, como se vio a fines de los años 2000. Las muertes están aumentando de nuevo recientemente, tal vez debido a una conducción más distraída.

Desde 1990, la cantidad de estadounidenses que mueren cada año por armas de fuego

 

… ha estado aumentando lentamente después de una caída en la década de 1990. Las muertes por armas de fuego, la mayoría de las cuales son suicidios, aumentaron en un 8 por ciento en 2015, el mayor salto de un año desdeque  el C.D.C. comenzó a mantener registros de muerte computarizados.

Desde 1990, la cantidad de estadounidenses que han fallecido cada año por H.I.V ..

 

se ha disparado y luego se ha desplomado. A mediados de la década de 1990, más de 40,000 personas morían de H.I.V. cada año, pero las tasas de mortalidad cayeron bruscamente con el desarrollo de tratamientos antirretrovirales. Sin embargo, H.I.V. sigue siendo una de las principales causas de muerte entre los 25 y 44, especialmente entre los hombres negros.

Desde 1990, la cantidad de estadounidenses que han muerto cada año por sobredosis de fármacos…

… has increased by more than 650 percent. In 2015, more Americans died from drug overdoses than from car accidents and gun homicides combined.

It’s the worst drug overdose epidemic in American history, spurred by rising drug abuse, increased availability of prescription opioids and an influx of potent synthetics like fentanyl and carfentanil. Drug overdoses are now the leading cause of death for Americans under 50.

“It’s horrifying,” said Dr. Dan Ciccarone, a heroin researcher and a professor of family and community medicine at the University of California, San Francisco. “It’s not even the magnitude — it’s the steepness at which it’s climbing.” Preliminary numbers for 2017 suggest that overdose deaths are growing at a rate comparable to the height of the H.I.V. epidemic.

… ha aumentado en más del 650 por ciento. En 2015, más estadounidenses murieron por sobredosis de fármacos que por accidentes automovilísticos y homicidios con armas juntos.

Es la peor epidemia de sobredosis de fármacos en la historia de Estados Unidos, impulsada por el aumento del uso indebido de fármacos y drogas, el aumento de la disponibilidad de opioides recetados y la afluencia de potentes productos sintéticos como el fentanilo y el carfentanilo. Las sobredosis de fármacos es ahora la principal causa de muerte entre los estadounidenses menores de 50 años.

“Es horrible”, dijo el Dr. Dan Ciccarone, investigador sobre la heroína y profesor de medicina familiar y comunitaria en la Universidad de California, San Francisco. “Ni siquiera es la magnitud, es la pendiente y la velocidad a la que está subiendo”. Los números preliminares para 2017 sugieren que las muertes por sobredosis están creciendo a una tasa comparable a la altura de la epidemia de H.I.V.

 

El número de personas que mueren cada año .

La epidemia de opiáceos no ha caído por igual en todas las razas o regiones. Al igual que una enfermedad infecciosa, las sobredosis de fármacos han surgido en grupos en todo el país.

Entre los 15 a 44, el grupo de edad en el que la sobredosis de fármacos representa la mayor parte de las muertes, existen grandes diferencias entre las categorías raciales y entre los lugares urbanos y rurales. A pesar de la percepción de que la epidemia afecta principalmente a la clase trabajadora rural, las sobredosis de fármacos representan un mayor porcentaje de muertes entre los jóvenes en las grandes ciudades y sus suburbios, y los blancos urbanos y suburbanos corren mayor riesgo.

Nota: en los condados con menos de 10 muertes por sobredosis de fármacos, el mapa combina los totales observados con estimaciones modeladas.

La crisis ha golpeado particularmente fuerte en Nueva Inglaterra y en partes de Ohio, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia Occidental. Esos son los lugares donde el fentanilo, un potente opioide sintético, comenzó a desbordar el suministro de heroína hace cinco o diez años. Los cadáveres comenzaron a acumularse.

“Simplemente desbordó todas las medidas que habíamos estado tomando”, dijo el Dr. Alex Walley, director del programa de Fellowship de Medicina de Adicciones de la Universidad de Boston. El fentanilo, que actúa sobre los receptores opioides en el cerebro pero no está hecho de adormidera, es hasta 50 veces más potente que la heroína. Debido a esa potencia, dijo Walley, hay menos tiempo después de una sobredosis para que alguien intervenga. La corta vida media del medicamento significa que los usuarios deben inyectarse con mayor frecuencia, lo que aumenta el riesgo de transmisión de H.I.V., hepatitis y otras enfermedades transmitidas por la sangre.

Los fentanilos obtenidos ilicitamente que se agregan al suministro de heroína también varían ampliamente en pureza y calidad. Esta imprevisibilidad mata: los usuarios a menudo no se dan cuenta de la potencia de lo que están tomando hasta que es demasiado tarde.

 

Una epidemia en evolución


Las luchas del país con los opiáceos se remontan a siglos atrás, pero la epidemia actual tiene sus raíces en la década de 1980, cuando algunos estudios hicieron que los médicos disminuyeran su recelo de recetar opiáceos para el dolor. Los fabricantes farmacéuticos comenzaron a comercializarlos agresivamente para muchas dolencias, particularmente después de que el OxyContin, un opioide de liberación controlada, llegara al mercado en 1996. Pronto, los narcóticos que habían sido reservados para pacientes con cáncer y al final de la vida se abrieron paso en botiquines de todo el país.

Michael Botticelli, director ejecutivo del Centro de Medicina de Adicciones de Grayken en el Boston Medical Center y ex zar antidrogas de la Casa Blanca, dijo que la excesiva prescripción excesiva de analgésicos en realidad había estado disminuyendo en los últimos años. “Habíamos doblado la esquina en eso”, dijo Botticelli, “pero hemos visto la continua escalada de muertes por sobredosis de fármacos en muchos estados”.

Algunos expertos argumentan que la represión sobre la prescripción de opiáceos, realizada cuando el tratamiento de la adicción era insuficiente, empujaba a las personas hacia la heroína e inadvertidamente aumentaba la tasa de muertes por sobredosis. El Sr. Botticelli dijo que la teoría no está respaldada por los datos.

Independientemente de la causa, existe poco desacuerdo con respecto a que la adicción a la heroína haya evolucionado hasta convertirse en una verdadera crisis propia. “Los jóvenes están acudiendo en masa a la heroína”, dijo el Dr. Ciccarone. Detener el abuso de opioides recetados probablemente no sea suficiente para detener el creciente número de muertes.

 

Qué se puede hacer


La administración de Trump estableció una comisión, dirigida por el gobernador Chris Christie de Nueva Jersey, para estudiar las respuestas a la epidemia. El informe final de la comisión se espera para noviembre.

Entre los investigadores de salud pública, existe un amplio acuerdo sobre lo que se necesita: acceso a tratamientos y medicamentos para la adicción; una regulación más estricta de los opioides recetados; distribución generalizada de naloxona, un antídoto de sobredosis de acción rápida; intercambios de agujas o centros de inyección supervisados; y los esfuerzos de aplicación de la ley para reducir el suministro de heroína y fentanilo fabricado ilícitamente, la mayor parte de los cuales se cree que provienen de China y México.

“Esta no es una situación desesperada”, dijo el Dr. Tom Frieden, ex director de los C.D.C., que describió la interdicción (NdT: privación de un derecho por orden judicial) como una pieza clave de la estrategia. “Si la aplicación de la ley puede interferir sustancialmente con el suministro de opiáceos ilícitos, salvará muchas vidas”.

Él y otros expertos expresaron la esperanza de nuevas asociaciones entre la aplicación de la ley y la salud pública. La cooperación permitiría, por ejemplo, que los trabajadores de salud pública identifiquen a grupos de usuarios de drogas que pueden ser susceptibles de tratamiento o que identifiquen lotes de drogas particularmente mortales antes de matar.

En última instancia, el objetivo es lograr que las personas reciban tratamiento en lugar de verse obligadas a esperar estadísticas sobre la muerte. “Vigilancia: Eso es lo que hacen las personas de salud pública”, dijo el Dr. Ciccarone. “En este momento, la única forma en que podemos vigilar es contando los cadáveres, y eso es ridículo”.

 

Todos los datos de 2016 son provisionales.

Las muertes por accidentes automovilísticos incluyen todas las muertes causadas por accidentes automovilísticos de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Debido a que el virus de inmunodeficiencia humana no se clasificó como causa de muerte hasta 1987, H.I.V. los totales de muertes antes de 1987 incluyen todas las muertes de pacientes con SIDA, algunas de las cuales pueden haber sido causadas por accidentes o enfermedades no relacionadas con H.I.V .; después de 1987, los totales incluyen todos los H.I.V. muertes según lo definido por el N.C.H.S. Las muertes por armas de fuego incluyen homicidios, suicidios y muertes accidentales por armas de fuego, además de muertes por arma de fuego de intención indeterminada. Excluye las muertes por arma de fuego causadas por una intervención legal. Las muertes por sobredosis de medicamentos excluyen las muertes causadas por el trastorno por consumo de sustancias o la abstinencia, que representaron 2.573 muertes adicionales en 2015.

Las definiciones de las causas de muerte pueden cambiar ligeramente con cada revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Donde corresponda, las muertes contadas en ediciones anteriores de la I.C.D. se ajustan para corregir esto.

Fuentes: Centro Nacional de Estadísticas de Salud, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Las muertes por vehículos de motor en 2016 son estimaciones del Consejo Nacional de Seguridad.

 

PARA SABER MÁS