Otras entradas sobre el virus del papiloma:

 

En esta entrada abordaremos las serias barreras que, desde la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y desde la institución del Defensor del Pueblo Europeo (Ombudsman) a los investigadores e instituciones científicas independientes, se le estan poniendo para conocer los verdaderos resultados de la investigación realizada por la industria farmacéutica sobre la vacuna del papiloma. El debate dura más de un año y tiene todos los visos de no haber terminado dado el tesón y la honestidad con que los científicos independientes hacen frete a estas ciclópeas barreras. Prueba de ello es la revisión sistemática cuyo protocolo han publicado ya con el fin de evaluar la evidencia de los beneficios y daños de las vacunas del virus del papiloma humano (VPH): Cervarix, Gardasil 4, Gardasil 9 y vacunas experimentales contra el VPH. Dicen los autores que “La revisión facilitará la ciencia abierta proporcionando una síntesis públicamente accesible con presentaciones industriales previamente confidenciales a los reguladores (es decir, informes de estudios clínicos) y (cuando sea posible) informes de ensayos de vacunas contra el VPH no industriales”.

Según se aclara en la introducción de un artículo publicado por Tom Jefferson y Lars Jørgensen sobre los efectos secundarios de la vacuna del papiloma: “En 2006 se autorizó la comercialización de la vacuna bivalente bHPV (Cervarix ™) y las cuadrivalentes qHPV (Gardasil ™ y Silgard ™) para la prevención del cáncer cervical y otras enfermedades causadas por el VPH, como las verrugas genitales y el cáncer anal. Se estima que para el 30 de junio de 2015, se habían vendido 57 millones y 190 millones de dosis de bHPV y qHPV, respectivamente. La EMA aprobó las vacunas para su uso en la Unión Europea. Según la legislación europea, los fabricantes son legalmente responsables de la calidad, seguridad y eficacia de sus vacunas contra el VPH. La EMA, a su vez, es responsable de proteger la salud pública y animal a través de la evaluación científica y la supervisión de los medicamentos que aprueba. La cultura de secretismo que impera en la EMA ha sido motivo de preocupación y el Defensor del Pueblo Europeo ha hecho observaciones similares sobre los reglamentos de la EMA. Esto ha hecho que, a partir de 2010, la EMA mejorará la transparencia, principalmente en lo relacionado con la publicación de documentos sobre la implementación de sus regulaciones.

En el Tidsskr Nor Legeforen (The Journal of the Norwegian Medical Association) Peter C. Gøtzsche (coordinador del Centro Nórdico Cochrane) publicó un resumen del debate mantenido entre diversos investigadores e instituciones de prestigio y la Agencia Europea del Medicamento (Ver entrada sobre ello en NoGracias) intentando clarificar los intereses que envuelven el conocimiento científico que se tiene sobre la vacuna del papiloma. Se traduce a continuación el artículo completo:

Fuente: Peter C. Gøtzsche. What do we know about the safety of the HPV vaccines?No. 1, 10 January 2017 Tidsskr Nor Legeforen 2017 137:11-2 DOI: 10.4045/tidsskr.16.0962

La vacuna contra el VPH protege contra los tipos más comunes de VPH causante de cáncer. La vacunación de todas las niñas noruegas se ha ofrecido de forma gratuita desde el 1 de noviembre de 2016. Sin embargo, hay varios problemas no resueltos relacionados con los daños potencialmente graves de la vacuna. En su manejo de esta cuestión, la Agencia Europea de Medicamentos no ha cumplido su función.

Algunas niñas han sido gravemente dañadas después de recibir una vacuna contra el VPH, y existen buenas razones para sospechar que muchos de estos daños son causados ​​por una reacción autoinmune (1). Por lo tanto, es importante realizar una investigación para determinar si los daños son causados ​​por la vacuna contra el VPH, un virus u otra cosa.

En julio de 2015, la Autoridad Danesa de Salud y Medicamentos solicitó a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) que evaluara la investigación que había planteado la posibilidad de que las vacunas contra el VPH en casos raros pudieran causar daños neurológicos graves (2). Los síntomas son similares a los que se observan en los llamados trastornos funcionales como el síndrome de fatiga crónica (SFC) e incluyen el síndrome de taquicardia ortostática postural (Postural Orthostatic Tachycardia Syndrome o POTS) y el síndrome de dolor regional crónico (Complex Regional Pain Syndrome o CRPS) (3). Estos síndromes son difíciles de diagnosticar; sus causas son poco conocidas; y es probable que sean sustancialmente poco detectados y declarados. Esto complica los estudios sobre una vinculación causal.

El alegato a la EMA incluyó artículos científicos generadores de hipótesis publicados por la doctora Louise Brinth de la Unidad del Síncope Danés en el Hospital Frederiksberg en Copenhague (4 – 6) y una revisión de los datos globales sobre efectos secundarios realizados por el Centro de Monitoreo Uppsala ( UMC, un centro colaborador de la OMS) (2).

El 26 de noviembre de 2015, la EMA publicó un informe de 40 páginas que da la impresión de ser un rechazo unánime a reconocer los daños sospechados (3). Sin embargo, solo siete meses antes, la EMA había concluido que no podía ser confirmada ni negada (7) una relación causal entre Gardasil (una de las vacunas) y CFS o POTS . Además, hay un informe interno de la EMA de 256 páginas, que cuenta una historia muy diferente sobre desacuerdos considerables entre los expertos de la agencia (8). Este informe, que proporcionó el borrador del informe oficial de la EMA, es confidencial, pero nos ha sido filtrado.

Como creíamos que el manejo del caso por parte de la EMA constituía una mala administración de la misma, el 26 de mayo de 2016 (9) presentamos una queja ante la agencia al respecto. En varios casos, las respuestas que nos dio la EMA fueron incorrectas o muy engañosas, o irrelevantes para las críticas que habíamos planteado (10). Por lo tanto, nos quejamos ante el Defensor del Pueblo Europeo sobre la EMA el 10 de octubre de 2016 (10). El 8 de noviembre, el Ombudsman (defensor del pueblo) respondió que examinaría nuestra queja. A continuación presentaré un breve resumen de nuestras críticas más importantes.

Pobre elaboración

La Agencia Europea de Medicamentos no ha cumplido con los estándares científicos que deben esperarse de dicha agencia. En su informe oficial (3) hay tanto giro que podría haber sido escrito por una agencia de relaciones públicas, y parte del texto es casi idéntico a las evaluaciones de las vacunas llevadas a cabo por las compañías farmacéuticas. Uno de los argumentos clave, que apareció diez veces en el informe oficial (3), fue que no había diferencia entre lo que se observó y la incidencia de antecedentes esperados de daños neurológicos graves. Sin embargo, como la EMA admitió que esta comparación no puede confirmar una relación causal debido a las limitaciones inherentes a dicha investigación, la EMA no puede concluir lo contrario, que es que las vacunas contra el VPH no son dañinas.

El enfoque científico para encontrar posibles daños de las vacunas contra el VPH fue muy insuficiente. Las búsquedas de las compañías farmacéuticas en sus propias bases de datos fueron extremadamente inadecuadas, y la agencia permitió a las compañías excluir un gran número de casos previamente diagnosticados por un profesional médico bien calificado sin inspeccionar los datos subyacentes (10). Además, la EMA permitió que fuera omitido un cuarto de los ensayos sobre vacunas en los análisis realizados por los fabricantes, y no fueron descritas las estrategias de búsqueda realizadas en las publicaciones médicas ni por las empresas ni por la EMA (10).

En todos los ensayos de vacunas, aparte de uno muy pequeño, el llamado placebo no era un placebo, ya que contenía adyuvante de aluminio, que es neurotóxico en dosis altas (11), o era otra vacuna, por ejemplo, contra la hepatitis, que podría potencialmente también ser neurotóxica. Esto hace que sea difícil encontrar una diferencia entre los daños de la vacuna y el «placebo», pero la EMA no abordó este problema fundamental en su informe oficial (3) y permitió a los fabricantes agrupar todos los datos de «placebo». Esto es contrario a las buenas prácticas científicas hasta tal punto que lo consideramos una mala conducta científica absoluta.

Contrariamente a las declaraciones de la EMA, la evidencia no se evaluó de una manera objetiva y científicamente aceptable (8 – 10). La evidencia proporcionada por los fabricantes de vacunas fue generalmente aceptada como “verídica”, a diferencia de las publicaciones más confiables e independientes proporcionadas para el caso. Los comentarios de la EMA sobre la investigación de Brinth fueron poco profesionales, peyorativos y engañosos y estuvieron cerca de una acusación de mala conducta científica, y la EMA también tergiversó los hechos cuando afirmó que sus asesores científicos (coponentes) no estaban de acuerdo con Brinth sobre sus preocupaciones. El manejo de la EMA de las observaciones e inquietudes planteadas por la Autoridad Danesa de Salud y Medicamentos y el Centro de Monitoreo de Uppsala de la OMS tampoco fue aceptable, y esto fue criticado por las autoridades danesas en el informe interno (8,10).


Las interpretaciones de la EMA sobre los numerosos tratados, regulaciones y reglas a las que la agencia se refiere son inconsistentes e ilegítimas, y no buscan el bienestar de la población. Por ejemplo, la EMA redactó una serie de detalles importantes en los documentos que suministró a los ciudadanos de conformidad con el derecho a la libertad de información, que no era ni necesario ni legítimo eliminar. Además, el secreto extremo, con un requisito de confidencialidad de por vida, que la Agencia impuso a sus expertos, no es legítimo y no es de utilidad para el público.

Motivos mezclados

Contrariamente a las declaraciones de la EMA, la política de la EMA con respecto a los conflictos de interés no se aplicó correctamente. No es correcto que ninguno de sus expertos tuviera intereses financieros o de otro tipo que pudieran afectar su imparcialidad, y algunos de los expertos de la agencia no habían declarado sus conflictos de intereses. El director ejecutivo de la EMA, Guido Rasi, no había declarado que era el inventor de varias patentes. Creemos que, incluso si el inventor no es el propietario de tales patentes, debería declararse.

Terminamos nuestro reclamo al Defensor del Pueblo citando a Silvio Garattini, un ex representante italiano en la EMA, que publicó un documento en el BMJ en 2016 con el siguiente título: «La Agencia Europea de Medicamentos todavía está demasiado cerca de la industria: dos décadas después de su inicio , la agencia todavía no pone los intereses de los pacientes en primer lugar”(12).

Las opiniones que hemos expresado en nuestras quejas a la agencia y al Defensor del Pueblo Europeo y nuestras conclusiones son nuestras y se basan en los hechos que hemos presentado.

Expreso mi agradecimiento a Margrete Auken, Tom Jefferson, Karsten Juhl Jørgensen y Louise Brinth que fueron coautores de las quejas ante la agencia y el ombudsman.

1.- Chandler RE, Juhlin K, Fransson J et al. Current Safety Concerns with Human Papillomavirus Vaccine: A Cluster Analysis of Reports in VigiBase(®). Drug Saf 2016. E-publisert 16.9.2016. [PubMed] [CrossRef]
2.- Report from the Danish Health and Medicines Authority for consideration by EMA and rapporteurs in relation to the assessment of the safety profile of HPV vaccines. http://sundhedsstyrelsen.dk/~/media/0A404AD71555435BB311CD59CB63071A.ashx (15.10.2016).
3.- European Medicines Agency. Assessment report. Human papillomavirus (HPV) vaccines. 11 November 2015. www.ema.europa.eu/docs/en_GB/document_library/Referrals_document/HPV_vaccines_20/Opinion_provided_by_Committee_for_Medicinal_Products_for_Human_Use/WC500197129.pdf (15.10.2016).
4.- Brinth L, Theibel AC, Pors K et al. Suspected side effects to the quadrivalent human papilloma vaccine. Dan Med J 2015; 62: A5064. [PubMed]
5.- Brinth LS, Pors K, Theibel AC et al. Orthostatic intolerance and postural tachycardia syndrome as suspected adverse effects of vaccination against human papilloma virus. Vaccine 2015; 33: 2602 – 5. [PubMed] [CrossRef]
6.- Brinth L, Pors K, Hoppe AG et al. Is chronic fatigue syndrome/myalgic encephalomyelitis a relevant diagnosis in patients with suspected side effects to human papilloma virus vaccine? International Journal of Vaccines and Vaccination 2015; 1: 3 . [CrossRef]
7.- Danish Health and Medicines Authorities. EMA’s new assessment of the HPV vaccine: The benefits outweigh the risks. 17 April 2015. https://sundhedsstyrelsen.dk/en/news/2015/emas-newassessment-of-the-hpv-vaccine-the-benefits-outweigh-the-risks (15.10.2016).
8.- European Medicines Agency. Briefing note to the experts. Confidential. 13 October 2015. EMA/666938/20 15. London: EMA, 2015.
9.- Gøtzsche PC, Jørgensen KJ, Jefferson T et al. Complaint to the European Medicines Agency (EMA) over maladministration at the EMA. 26 May 2016. http://nordic.cochrane.org/research-highlights (15.10.2016).
10.- Gøtzsche PC, Jørgensen KJ, Jefferson T et al. Complaint to the European ombudsman over maladministration at the European Medicines Agency (EMA) in relation to the safety of the HPV vaccines. 20 Oct 2016. http://nordic.cochrane.org/research-highlights (15.10.2016).
11.- Tomljenovic L, Shaw CA. Aluminum vaccine adjuvants: are they safe? Curr Med Chem 2011; 18: 2630 – 7. [PubMed] [CrossRef]
12.- Garattini S. The European Medicines Agency is still too close to industry. BMJ 2016; 353: i2412. [PubMed] [CrossRef]
El Defensor del Pueblo llega a la conclusión de que no hubo mala administración por parte de la EMA en el manejo del procedimiento adicional sobre las vacunas contra el VPH.
El Defensor del Pueblo llega a la conclusión de que no hubo mala administración por parte de la EMA en el manejo del procedimiento adicional sobre las vacunas contra el VPH. No estamos de acuerdo. Encontramos muchos ejemplos de mala administración científica. Mientras el Ombudsman no esté dispuesto a hacer comentarios sobre la mala administración científica, incluso cuando no sea aparente para personas sin antecedentes científicos, en realidad no existe una salvaguardia pública contra la mala conducta de la EMA. Hasta donde sabemos, no existe un comité disciplinario en la Unión Europea que pueda tomar medidas apropiadas contra la EMA. Esto nos parece profundamente preocupante.
El Defensor del Pueblo considera que la EMA se ha atenido a las normas sobre transparencia y conflictos de intereses en el manejo de su investigación sobre posibles daños neurológicos graves de las vacunas VPH. Creemos que si las reglas son tan flexibles, deben cambiarse, ya que no permiten al público evaluar la base de las conclusiones de la EMA.
 Cuestionamos la independencia de EMA de la industria porque los presidentes de comités importantes tienen la posibilidad de tener conflictos de interés en relación con la Las empresas cuyos productos son objeto de evaluación.2
 Reconocemos y agradecemos la recomendación del Defensor del Pueblo de una mayor apertura y una mayor facilidad de uso para los investigadores y otras personas que deseen acceder a los documentos de EMA.
El Defensor del Pueblo recomienda que los expertos que participen en las evaluaciones de la EMA puedan participar libremente en el debate publico. Esperamos que estas recomendaciones sean la regla y no solo las llamadas amistosas a la EMA.
 La parte principal de nuestra queja es sobre la manera insuficientemente seria en que EMA evalúa la ciencia. Esto tiene enormes consecuencias para la salud pública. Reconocemos que la tarea del Ombudsman no es tomar una opinión sobre la ciencia. Sin embargo, observamos que el Defensor del Pueblo en muchas ocasiones ha optado por confiar en las evaluaciones científicas de la EMA, que se basaban en los datos que las compañías farmacéuticas les dieron, aunque la EMA sabía que las empresas podrían no ser fiables.
El Defensor del Pueblo no desafía la interpretación de que es proporcionado por los titulares de la autorización de comercialización una posible relación entre un medicamento o una vacuna y daños graves sin un análisis independiente de los datos brutos subyacentes y el escrutinio de los métodos utilizados para alcanzar las conclusiones. Sin embargo, la evidencia es que las compañías farmacéuticas a menudo dejan de informar de daños letales a las autoridades, y se ha documentado, tanto a la EMA como al Defensor del Pueblo, que Sanofi Pasteur MSD, uno de los fabricantes de vacunas contra el VPH, en dos ocasiones, tanto en Suecia como en Dinamarca, habían infranotificado de forma flagrante daños neurológicos asociados con su vacuna contra el VPH a las autoridades.
El Defensor del Pueblo no cree que la agrupación de sustancias activas heterogéneas (mal informadas como “placebos”) sea una mala conducta científica . También parece aceptable descartar los resultados de investigadores independientes y el Centro de Monitoreo de la OMS de Uppsala, que encontró señales que sugieren daños neurológicos. Además, la EMA no ha sido amonestada por la gran restricción con la que publica informes de estudios clínicos de las vacunas contra el VPH, y con sus innecesarias modificaciones que dificultan cualquier nuevo análisis independiente.
Creemos que es importante que el público conozca los muchos problemas que hay con el enfoque sub estándar de la aproximación a la ciencia de la EMA. Hemos demostrado una gran cantidad de errores de hechos e inconsistencias en el trabajo y los argumentos de la EMA, algunos de los cuales son bastante serios. Esta es la razón por la cual se reproducen en este documento algunos de los temas sobre los que hemos escrito antes, de modo que los recién llegados no necesitan leer los documentos anteriores en el caso.
PARA SABER MÁS