Si alguna vez le han recetado un antibiótico, probablemente le dijeron que tomara hasta la última píldora (el útimo curso de antibióticos), incluso si empieza a sentirse mejor desde hace unos días. La sabiduría convencional sostenía que detener una receta temprano podría hacer que las bacterias volvieran a un antibiótico, resistente.

El profesor Martin Llewelyn y sus colegas escriben en un editorial en The BMJA que pesar de la prevalencia de este consejo, la regla de “terminar el curso” no está respaldada por pruebas . Aunque hay algunas infecciones específicas que pueden desarrollar resistencia debido a una dosificación inadecuada (como la tuberculosis, la gonorrea y el VIH), la mayoría de la resistencia a los antibióticos es causada por las llamadas bacterias “oportunistas” que viven dentro de nosotros y son reemplazadas por cepas resistentes cuando tomamos antibióticos. Por lo tanto, Llewelyn y co-autores argumentan que  exponer a un paciente a más antibióticos por terminar una prescripción innecesariamente en realidad aumenta el riesgo de una infección resistente.

Sus mensajes clave son los siguientes:

  • Los pacientes se ponen en riesgo innecesario de la resistencia a los antibióticos cuando el tratamiento se da por más tiempo de lo necesario, no cuando se detiene temprano
  •  Para infecciones bacterianas comunes no existe evidencia de que detener el tratamiento antibiótico temprano aumenta el riesgo de un paciente de infección resistente
  • Los antibióticos son un recurso natural precioso y finito que debe conservarse adaptando la duración del tratamiento a pacientes individuales
  • Se requieren ensayos clínicos para determinar las estrategias más eficaces para optimizar la duración del tratamiento antibiótico


¿Qué debemos aconsejar a los pacientes?

El mensaje de “completar el curso” ha persistido a pesar de no estar apoyado por evidencias y argumentos previos de que debería ser reemplazado.Una de las razones por las que puede ser tan resistente es que es simple y sin ambigüedad y el comportamiento que defiende está claramente definido y es fácil llevar a cabo. Sin embargo, hay pruebas de que, en muchas situaciones, detener los antibióticos antes es una manera segura y eficaz de reducir el uso excesivo de antibióticos. La revisión diaria de la necesidad continuada de antibióticos es una piedra angular de la administración de antibióticos en los hospitales, pero en la atención primaria, donde se escribe el 85% de las recetas de antibióticos, tampoco se intenta hacer estaevaluación continuada de la necesidad de seguir tomando antibióticos.

Se necesitan investigaciones para determinar los mensajes alternativos simples más apropiados, como detenerse cuando se sienta mejor. Hasta entonces, la educación pública sobre los antibióticos debe resaltar el hecho de que la resistencia a los antibióticos es principalmente el resultado del uso excesivo de antibióticos y no se previene al completar un curso. Se debe alentar al público a reconocer que los antibióticos son un recurso natural precioso y finito que debe conservarse.